21/11/09

Los primeros detectives privados españoles

En los años 20 del siglo pasado, las agencias de detectives contaban con una auténtica Biblia, el International Police and Detective Directory, editado en San Francisco (Estados Unidos) en 1922. En sus más de 500 páginas, aparecen direcciones y teléfonos de detectives privados, cuerpos de policía y servicios relacionados –desde forenses a criminólogos– en los principales países del mundo.

La guía recoge siete agencias españolas, cinco en Barcelona y dos en Madrid. Las cinco catalanas son Antonio Tressols – Agencia de Policía Privada, American Office, Detectives Office, Instituto Mercantil Internacional y Detectives Sun. Las madrileñas son el Centro de Policía Particular y Detective Internacional. Había algunas más.

La primera agencia de detectives privados en España de la que tenemos noticia fue La Internacional. Se creó en 1907 –tres años antes de lo que se creía hasta ahora– en la barcelonesa calle Hospital (podéis ampliar el recorte adjunto, de enero de 1908). Su titular se presentaba como “Gran detective”. Para qué caer en la falsa modestia.

Algo después, en 1909, aparece una de las clásicas del sector: American Office, también en Barcelona. Y en 1910, abrieron sus puertas en la Ciudad Condal la de Enrique Cazeneuve, que se haría famoso por las primeras charlas radiofónicas sobre crímenes, y L’Humanité, del detective Julibert. En Madrid, en 1913 encontramos dos agencias consolidadas, La Protectora y Oficina Internacional de Detectives.

El caso de L’Humanité es muy interesante. Formado en Francia, su director, R. Julibert, impulsó, en 1917, la primera escuela de detectives privados de España; en el recorte de prensa podéis ver las asignaturas que se impartían. Al celebrar su décimo aniversario, en 1920, Julibert hizo un resumen de todos los casos en los que había trabajado la agencia desde su creación. Transcribo la lista de forma literal:



"Pesquisas secreto-particulares civiles y criminales, 735.
Investigaciones con comprobación (adulterio) y vigilancia á varios, 484.
Investigaciones robo, hurto, estafa y chantage. 379.
Anónimos criminales y particulares comprobados,47.
Investigaciones sobre accidentes de pobreza, herencias mal adquiridas y falsificación de
documentos, 183.
Total de servicios tramitados, 1.803.
Créditos cobrados durante cinto años, 855 mil pesetas."

No consta ningún caso tan espectacular como el que cierra esta entrada, fechado en Nueva York en agosto de 1908: el caso del mono ladrón, publicado en el periódico La Correspondencia Española.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante el blog y este artículo.Es curioso comprobar que en todas las épocas los mortales tenemos las mismas preocupaciones y ocupaciones..

Francisco Ortiz dijo...

La lista de casos es un documento impagable para todos los que seguimos a los detectives, reales o de ficción.

rafael dijo...

real son las pruebas que nos indican la verdad no solo ay que interpertarlas em su devido orden y saverlas interpetralas la ficion es lo que se inventan y lo peor se lo cree

serge dijo...

Su blog me parece impagable, soy de Barcelona y esa epoca me fascina. Mañana mismo empezare a leer sus dos libros. Saludos cordiales

José Luis Ibáñez Ridao dijo...

Gracias por su comentario, Serge. A uno le anima. Llevo un tiempo sobrepasado por el trabajo y he descuidado el blog, pero comentarios como el suyo me animan a ponerme, de nuevo manos, a la obra.

juan--detectives privados en madrid dijo...

Es una historia interesante pues se remonta a la epoca en la que aparecieron los primeros detectives en españa y me llena de emocion saber que todabia existen sitios como estos que le dan importancia a esta profesion...saludos

Joan Egea Isern dijo...

Deseo decir que los Detectives Privados españoles de la actualidad o de un pasado muy reciente te debemos mucho José Luis porque fuimos " educados " con el pensamiento de que esta profesión había nacido en España después de la Guerra Civil de la mano experta de Vélez Troya lo cual y sin querer en ningún momento menospreciar sus grandísimos méritos y logros profesionales no es cierto y con tus impagables investigaciones, cuya bandera tomo ( con tu permiso ) ante mis compañeros, hoy día es posible poner las cosas en su justo lugar por aquello de que... "Al César lo que es del César... "... gracias en nombre de todos y por favor continua aportando nuevas investigaciones y sacando a la luz datos nuevos para todos.

Joan Egea Isern dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario en la entrada