8/5/10

Las cartas perdidas de Fantômas












Ahí están. Mágicas. Son solo cinco piezas de papel: tres cartas y una postal de Eduardo Eddy Arcos a la que fue su amante, Leonor Fioravanti, y otra carta al hijo de ésta, José Luis. Sin embargo, no deja de emocionarme tocar el papel que usó y leer los mensajes que escribió El rey de los ladrones hace unos setenta años. Han permanecido ocultas hasta que las encontró una sobrina de mi buen amigo Eduardo, el nieto de Fantômas.

Por orden cronológico, el primer documento es una postal enviada desde Cannes, en la Costa Azul francesa, en septiembre de 1936 (puede ampliarse la cara y la dorso). La firman Eddy Arcos y su hijo Eduardo. Leonor vivía entonces en Génova, tras haber pasado las primeras semanas de la Guerra Civil en Madrid.

Eduardo junior iba camino de España para alistarse como piloto en el bando franquista. “Desde esta ciudad llena de encantos te enviamos un abrazo”, dice escuetamente el texto.

En diciembre de aquel año, Eddy (amplío su caligrafía y rúbrica) sigue en la Costa Azul pero estaba a punto de tomar un tren con destino desconocido –¿quizás a Barcelona para ayudar al detective Toni Ferrer?–. Tenía dinero, puesto que vivía en una ciudad cara, podía ayudar a su hijo y había enviado un giro postal a Leonor con “un dinero que en la situación actual te es tan necesario”.
Más propia de un caballero ladrón es la misiva de noviembre de 1939. Está fechada en Barcelona y en ella, Eddy contaba que había vuelto de una tournée delictiva por el sur y pedía a Leonor que le buscase hospedaje en Madrid, ciudad a la que se desplazaría en 1940.

Consciente de que su foto hacía tiempo que estaba en las recepciones de los mejores establecimientos, subrayaba “que no sea un hotel”, como se aprecia en el recorte adjunto. La precaución no le sirvió de mucho, puesto que fue detenido en junio, como señala el recorte de La Vanguardia con el que cierro la entrada. Utilizaba su otra identidad habitual, Eduardo Morell.

La última carta es de marzo de 1942, a José Luis, hijo de Leonor. Eddy parecía cansado “nada nuevo que contarte, siempre las mismas dificultades para todo y pasando los días estúpidamente, sin hacer nada práctico”. Palabra de Fantômas.

1 comentario:

Moisés dijo...

Hola José Luis, ya me detendré con más tiempo a ver tu página que por lo que voy viendo me parece interesante sobre todo por la aportación de documentación.

Publicar un comentario