17/12/09

Vamos de tiendas... o de grandes almacenes

Una de las escenas más importantes de También mueren ángeles en primavera tiene como escenario los Almacenes Jorba, en el Portal de l’Àngel de Barcelona, muy cerca de Telefónica, en donde estallaron los Hechos de Mayo de 1937.

El centro de la ciudad contaba en aquella época con más de media docena de esos gigantes comerciales, ubicados en magníficos edificios que, en su mayoría, todavía podemos admirar. Los tres más afamados eran El Siglo, Jorba y El Águila.


Los almacenes El Siglo, inaugurados en 1878, fueron los pioneros. Situados en la Rambla de los Estudios, tenían siete pisos de altura y una longitud equivalente a tres casas de vecinos. Un incendio los destruyó en 1932. Poco después, volvieron a abrir sus puertas en la cercana calle de Pelayo, en los locales de los almacenes Damians, un precioso edificio de hierro y cristal con una novedosa planta diáfana. En la actualidad lo ocupa la cadena de moda C&A.

Los responsables de El Siglo introdujeron técnicas de marketing aún vigentes. Así, crearon un servicio de venta a domicilio por correspondencia que editaba su propio catálogo. Disponían de una flota de 20 camiones que cubrían la provincia; a partir de 1930, ampliaron las entregas a toda la Península, Baleares y el Norte de África.


En 1926, se inauguraron los Almacenes Jorba, hoy El Corte Inglés. Se trataba de un enorme edificio de estilo clasicista en el que destacaba una gran cúpula, en la esquina, y sus grandes ventanales. En 1933, abrieron al público la terraza, con bar, restaurante y parque infantil; era un punto de encuentro de la burguesía local y una nueva forma de atraer clientes en la lucha sin cuartel contra sus competidores.

En ese terreno de la captación de clientes, los almacenes El Águila, en la plaza de la Universidad, fueron muy innovadores. Entre sus iniciativas más exitosas destaca el sorteo de automóviles, que eran un verdadero lujo para la mayor parte de las economías. Otro incendio los destruyó en 1981; muchos barceloneses recuerdan la enorme escultura del águila que coronaba el edificio y le daba nombre.

Junto a esos tres grandes, encontramos otros almacenes que completaban el mejor conjunto comercial de nuestro país. A quienes vivan o viajen a Barcelona les recomiendo una visita a El Indio, en la calle del Carme, que conserva su fantástica decoración modernista. En la década de 1980, cerraron los populares Almacenes Capitol, también de la calle Pelayo, que fueron conocidos en los años 30 y 40 como Almacenes Alemanes. En la calle de Caspe, se encontraba El Barato, la alternativa económica para quienes no podían acceder a los productos de Jorba o El Siglo.

Era aquel un panorama comercial poco tenía que envidiar al de hoy. Las promociones llegaron a incluir la entrega gratuita de un terreno como premio a la fidelidad de los clientes. La burbuja inmobiliaria aún quedaba lejos.

7 comentarios:

Cayetano dijo...

Vemos por tu curiosa entrada que ya Barcelona, ciudad cosmopolita, contaba en los años 20 y 30 con un buen puñado de almacenes y comercios pujantes y una buena estrategia para captar clientela, reflejo fiel de una emprendedora clase burguesa, una minoría en el panorama económico nacional, bastante atrasado y desolador, sobre todo con la crisis de los años treinta que tantos problemas trajeron después.

Anónimo dijo...

Un par de datos:
A) En los Almacenes Jorba se practicaba la política comercial de regalar globos para los niños.
B) Entre los espectáculos que ofrecían en su cúpula a la chiquillería destacaba un mono (desconozco la especie, puede que fuera un catarrino)hiperactivo (quizá le pusieran nervioso los muchachos)que se hacía gallardas con mucho salero y sin cortarse un pelo. Los niños reían la hazaña, y algunos mayores, también; otros, se santiguaban en señal de admonición. El mono murió, y los rersponsables de la Casa jorba no creyeron oportuno buscarle un sustituto. Qué lástima. Entonces fue cuando empezó el declive imparable de estos grandes almacenes que fueron a caer primero, en manos de la RUMASA del opusteista Ruiz Mateos y después, en las de Ramón Areces, artífice de los Corte Inglés que hay desparramados por España y Portugal. ADORATRIZ DE LA COMPAÑÍA EL CANTO DE UN DURO

maxaue dijo...

Hola:
Soc en Ferran (Max Aue). Ja saps, em vas deixar un comentari al meu blog.
Jo vaig treballar de petit (de fet, va ser la meva primera feina quan tenia 15 anys, a l'estiu) al Capitolio, hahaha. L'any 70, encara hi havia gent que els deia "magatzems alemanys".

Anónimo dijo...

Jo vaig treballar als magatzems El Siglo i no consta a la meva vida laboral. Algí s'ha trobat amb aquest problema?. Moltes gràcies, TM

Anónimo dijo...

Vaig treballar a peluches crec que l'any 1965, a la secció on es venia el "tocador de la Señorita Pepis" l'any 1966 i a l'any 1967 no recordo...

José Luis Ibáñez Ridao dijo...

Gràcies pels comentaris.

Jose Castro dijo...

Soy coleccionista de juguetes antiguos...necesito alguien me facilite fotocopias de los catalogos de juguetes de epoca de Reyes de los Almacenes Jorba,Sepu,Capitol,el Siglo,etc.....
.pago gastos de las fotocopias..ayudenme a conservar el pasado
blog - JUGUETES ANTIGUOS SEVILLA - EMAIL castrotoys@gmail.com

Publicar un comentario